HYAKUTAKE

A pesar de no ser un cometa relevante en cuanto a brillo y tamaño, su importancia visual desde la Tierra fue tremenda dada la cercanía con la que pasó, su única cola blanca llegó hasta 50º ó 60º en lugares con cielos limpios y oscuros. Para fotografiarlo fueron necesarios unos tiempos de exposición lo suficientemente largos como para necesitar un seguimiento ecuatorial mediante plancheta o piggy back, lo cual exigía una cierta especialización, aunque no elevada.

Su nombre proviene de su descubridor, como es costumbre. Y curiosamente fue descubierto pocos meses antes de su máximo acercamiento a la Tierra.


Pulsa el icono de la fotografía que elijas y accederás a la fotografía ampliada con comentarios y explicaciones de su contenido y características técnicas.


Todas las fotografías expuestas son propiedad de Ángel Sánchez, te ruego que previamente a cualquier uso que les quieras dar te pongas en contacto con su autor.